Decidir no es fácil.

Decidir no es fácil.

Por  definición  la toma de una decisión implica casi siempre una renuncia y siempre conlleva la posibilidad del error,  por estos motivos siempre decimos que decidir no es fácil. Ese riesgo puede conducirnos a la trampa de la indecisión. Trampa porque, paradójicamente, no se puede no tomar decisiones. El hecho de hacerlo es en sí una decisión con la que entregamos el control de nuestro futuro a los demás y/o a las circunstancias de nuestro entorno.

Como sucede con cualquier otra actividad, a decidir también se aprende.  El proceso de toma de decisiones (tanto en el ámbito profesional como en el estrictamente personal) puede venir facilitado cuando se interioriza una  serie  de principios básicos que resumiré más abajo.

El problema es que nuestros cerebros funcionan de un modo bastante binario y pueden reaccionar muy rápido cuando se presentan dos opciones, especialmente cuando una es mucho mejor que la otra: Zanahoria o Palo…zanahoria…no?¿ Pero cuando tenemos que elegir entre más de dos opciones es cuando nos atascamos. Palo, bofetada o garrote…todas son igual de malas y dolorosas, ¿cuál elegir?

Decidir no es fácil

Decidir no es fácil

 

La práctica, la experiencia y las normas pueden ayudarnos a tomar este tipo de decisiones y como, afortunadamente, no tenemos que tomar decisiones a vida o muerte, podemos equivocarnos y cambiar de parecer hasta acertar.

Ahora bien, como ya he comentado decidir no es fácil,  ¿cómo debemos proceder?

Algunos consejos para tomar decisiones de forma eficaz:

1. Hazle caso a tu instinto.

Ten en cuenta que no siempre la razón te ayudara a tomar la mejor decisión, en ocasiones el exceso de información te llevara a no tomar o a dilatar una decisión. Por este motivo escucha lo que tu instinto tiene que decirte.

2. Cuestiónalo todo o haz de abogado del diablo.

“Los humanos no tenemos propensión a ser realmente objetivos”, por este motivo busca prueba en tu contra y cuestiona cada paso que des.

3. Que te echen una mano.

Sobre todo, si no eres experto en esa materia, o si se trata de decidir entre dos situaciones desagradables. Deja que alguien elija por ti.

4. No temas las consecuencias.

Cada decisión que se toma implica predecir el futuro, y eso no se nos da demasiado bien. Cada vez que tomamos una decisión tenemos la falsa sensación de estar resolviendo un problema, cuando en realidad estamos eligiendo el siguiente problema al que nos enfrentaremos.

5.  Dale otra vuelta.

Analiza todos los pros y los contras desde todos los ángulos posibles.

6. Mejor abandonar si la idea era mala.

Cuanto más invertimos en algo, más nos involucramos en ello, y es posible que eso nos haga decidir mal. A la hora de tomar una decisión, es más inteligente pensar que es mejor perder lo invertido si la idea era mala.

7. Limita tus opciones.

A menudo pensamos que la idea de “tener mucho” para elegir es mejor. Pero la realidad es que menos es más. Las personas satisfechas son aquellas que optan por la primera opción que satisface su umbral de requerimientos.

8. Nunca tendrás toda la información.

Nunca tendrás toda la información necesaria para tomar una decisión, debes evitar eternizar la toma de decisiones por este motivo. Analiza la información de la que dispones, añade un poco de instinto y toma decisiones.

9. Supervisa el resultado y pon medidas correctoras.

Una vez que has tomado una decisión y has puesto en marcha un plan o unas series de acciones que han derivado de ella no pienses que ya puedes descansar. Invierte el tiempo necesario en conocer cómo se desarrolla, que resultados se están obteniendo y si no son los esperados pon medidas correctoras.

Ten presente que la excelencia en la toma de decisiones no consiste en no equivocarse nunca, consiste en darse cuenta cuanto antes de los errores y poner medidas correctoras en el menor tiempo posible.

Responder

Iris Integra

Contribuimos al crecimiento de las empresas a través del desarrollo de las personas. Impulsamos la mejora continua del Know How y el modelo de negocio de las empresas, a través del desarrollo continuo del talento.

 

Carril de Los Caseros, 10
30167 La Raya, Murcia (España)
+34 968 900 327 | Teléfono
+34 968 903 930 | Fax
info@iris-integra.net

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y te mantendremos informad@ de todas nuestras novedades.